Los deberes

Los deberes y su razón de ser: responsabilidad, autonomía personal y que el alumnado consiga los objetivos marcados por el currículo. No, las 5 horas de clase diarias no son suficientes.

El lugar del maestro y el lugar de los padres.

El objetivo de los deberes es perfilar algún contenido trabajado en el aula mediante algún ejercicio o algo de estudio. Los niños saben de sobra que si están al 100% en clase se llevan menos o nada para hacer luego en casa. Sin embargo, muchos padres parecen haberlo olvidado. Y nunca hay que olvidar que los niños pueden llegar a ser muy pintureros contando milongas a unos y a otros con tal de salirse con la suya. Sin embargo, muchos padres parecen haberlo olvidado.

A la hora de planificar la tarea el maestro debe tener en cuenta varios factores:

El primero, la jornada escolar de sus alumnos. No es lo mismo salir a las 2 que a las 4 o a las 5…¡A ver cuando se unifica el horario escolar en toda España!.

El segundo, las tareas obligatorias que los niños tienen que hacer (tanto las marcadas por él como las domésticas establecidas por sus padres), las extraescolares deseables y su tiempo de juego o descanso. Además de hacer la tarea, por las tardes, los niños tienen que ayudar en casa. Los pequeños de nuestro entorno rural a veces también tienen que participar en las tareas agrícolas o ganaderas, a mayores. Es necesario que practiquen algún deporte. En caso de que muestren un interés especial por lo artístico o cultural también sería deseable que pudieran desarrollar, en la medida de lo posible, ese tipo de lenguaje mediante clases de teatro, dibujo, danza o música. Y también tiene que haber tiempo para el juego y el descanso, como es lógico.

Luego, si los maestros deben tener en cuenta cómo es y cómo debería ser la tarde de un niño los progenitores también deben adaptar la organización de sus tardes a las tareas escolares. Nosotros llegábamos, comíamos, hacíamos la sobremesa y a primera hora de la tarde ya acabábamos con lo de la escuela. ¿Qué sucede ahora? Pues muchas veces sucede que el niño muestra interés por una o dos actividades extraescolares pero los padres también quieren que vaya a esto, a lo otro y a lo de más allá (por su horario laboral, por sus propios deseos vitales incumplidos, por presión social (la maldita obsesión por el inglés: claro que hay gente que sobrevive sin el inglés) o, en el peor de los casos, por no tenerlos en casa (…)

¿Por qué surgió la psicosis de los deberes?

Nosotros seguimos poniendo la misma cantidad, y hablo en términos cuantitativos porque muchos progenitores se refieren a ellos en esos términos. Nosotros, los maestros, los programamos cualitativamente. Pues en todas las escuelas por las que he pasado, en los distintos niveles y aun siguiendo estilos pedagógicos diferentes, mis compañeros y yo, seguimos requiriendo el mismo volumen de trabajo escolar en casa. Pero dos cosas han cambiado:

La primera, que muchos padres ejercen de maestros por las tardes o deciden meterlos en clases particulares (que a ti ni te han preguntado si lo necesita y luego te enteras por el niño) . ¿A santo de qué? Las tareas vienen explicadas de clase, o el niño debería saber hacerlas por lo explicado en el aula, y también es nuestro deber enseñarles a estudiar. Los deberes son para los niños, no para los padres ni para las academias. Normal que muchos se estresen por jugar a ser algo que no son, al final acaban proyectando ese estrés también en los chavales. La sociedad funciona cuando cada cual atiende a su juego, como en Antón Pirulero. Los padres son padres y eso es lo que esperamos y necesitamos de ellos. Con que sean buenos padres es más que suficiente. Es una lástima y una evidencia constatable que el interés creciente en gobernar nuestro espacio se ha traducido en el abandono de su única y principal función en las últimas décadas: Educarlos en casa para que nosotros podamos enseñarles en la escuela. En la escuela estamos para enseñar, la educación tiene que venir de casa. Obviamente, si tenemos a niños mayorcitos que no saben ni sentarse en una silla… lo académico no avanza como debería, no conseguimos dar ni evaluar adecuadamente los contenidos que abarca el currículo, nuestra obligación, y habrá más tarea para casa. Este sería uno tantos ejemplos que cualquier docente puede reconocer en su práctica diaria: Estamos hablando del clásico saber Ser y Estar.

La segunda, el organigrama que le hacen al niño para cada tarde, menudo maratón…Cuando leáis o escuchéis eso de “Mi niño está haciendo los deberes hasta tal hora…uff” que os cuenten a todo lo que está apuntado. ¿Que todos los años tengo a algún niño que lo mandan a clases particulares contraviniendo nuestro criterio? También. ¡Ah! Y lo de ir de tiendas está antes que hacer las tareas es deber inexcusable, ¿eh?. Así que…¿Qué es lo que atosiga aquí? (¿Unos cuantos ejercicios?) Venga, ¡por favor!. Por mucho jaleo que monten algunos la última palabra sobre los deberes la tiene que tener siempre el maestro, que no es el cocón y se puede ir a hablar con él, igual que la tendrá siempre un médico ante cualquier enfermedad.

Alto y claro

Necesitamos que los padres valoren nuestro trabajo y nuestro criterio y que, ante todo, ocupen su tiempo en sus cosas (sí, había vida antes del niño). Es fundamental para nuestros chavales, para la comunidad educativa y para el desarrollo saludable del conjunto de nuestra sociedad. ¿Quién está en primera línea contra la libertad de cátedra de los maestros? ¿Quién intenta a día de hoy pisar nuestros derechos? (Sí, ahora lo llaman “la guerra contra los deberes”):

  1. PODEMOS( “Eliminación de los deberes” en el programa electoral del partido, y PABLO IGLESIAS mandando este mismo mensaje propagandístico a posibles votantes utilizando a los niños. No sé si habéis visto su encuentro con los niños en televisión. Y qué bajeza moral).
  2. ASOCIACIONES DE PADRES a nivel estatal y a nivel regional (con sus siglas, con sus siglas): CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos) y CONFAPA (Confederación Gallega de ANPAS de Centros Públicos), por ejemplo. Les están dando cancha en los medios de comunicación y están llamando una “huelga de deberes”(es que me da hasta vergüenza escribirlo) prevista para todo el mes de noviembre. Si pasa como con el asunto de las reválidas nos encontraremos con un número ínfimo de niños que no han sido manipulados y que han hecho sus deberes. (Estamos hablando de niños). Los problemas que acarrea que los partidos y sindicatos, a través de los padres, trasladen su campo de batalla contra el PP a las escuelas solo lo conocemos nosotros, los maestros. No entraremos ahora en detalles…
  3. IKEA: Éramos pocos y parió la abuela. Otra autoridad educativa como los de Podemos y las asociaciones de padres de alumnos…¿Habéis visto su última campaña publicitaria? Qué pavera. Ahora somos los culpables de que las familias no cenen juntas por culpa de los deberes…JAJAJA…Es la monda. Tenemos a las familias hasta las tantas haciendo deberes desde que llegan a la escuela…¿Por qué no nos denuncian ante la ONU por maltrato infantil y por acabar con la unidad familiar…(qué raro esto último en una empresa moderna a más no poder)->No dejéis de consultar su propaganda que resulta que ahora les ha dado por sacar materiales pedagógicos (deberes, sí,pero propuestos por ellos) Que no, que no, que COACH nunca va a molar más que MAESTRO…

 

 

Anuncios

Autor: Maestros contra el Mundo Moderno

Maestros contra el Mundo Moderno ya está en facebook. Otras vías de contacto: por correo a silvanadeprado@gmail.com, en twitter a @silvanadeprado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s