VER Y MIRAR

Por Silvana de Prado

 

No es lo mismo ver que mirar y a los niños siempre hay que mostrarles la(s) ventaja(s) de ir atentos y de tomarse su tiempo a la hora de observar el entorno que les rodea…

Por ejemplo, cuando paseamos por zonas húmedas y sombrías, márgenes de caminos o cursos de agua, es fácil que veamos alguna que otra menta y no es difícil que nos apetezca coger una ramita (la menta se desarrolla bien al lado de la ortiga). Sobre el papel hay cierta claridad en cuanto a las diferencias morfológicas entre una y otra planta, si te las ponen por separado todavía más. Sin embargo, cuantas más mentas y ortigas conoces en el terreno más parecidas te parecen. (Entiendo a los que sabiendo algo de setas no se lanzan a cogerlas). Una vez sabido que tras la menta está la ortiga, y que no es tan fácil distinguirlas, parece sensato mirar antes de agacharnos y meter la mano en medio de ese verdor. Y nunca hay que olvidar que al mínimo ruido hay que dar un paso atrás lentamente y desistir, nunca se sabe donde puede estar una Seoane; tras la ortiga suelen haber hierbas altas o helechos. La urticaria que producen las ortigas es variable.  Aguantar la respiración al primer contacto y aplicar hojas de menta sobre la zona (ni que los dioses las hubieran puesto juntas a propósito…) Si te sientas o te caes sobre ellas, remedios mayores, el picor será más intenso y durará horas. Horas es lo que tarda el veneno de nuestra víbora del noroeste y norte peninsular en mandarte al otro barrio. En el monte, en caso de duda, siempre es mejor echarse atrás. Está muy bien que el senderismo cuente cada vez más adeptos en el mundo urbano pero a la naturaleza profunda hay que ir con conocimientos básicos del entorno que se va a recorrer y actitud, con lo previsible y lo imprevisible en mente, siempre alerta. Raro es que te vaya a aparecer el oso del youtube pero mucho más probable es que te puedas ver sorprendido por un perro salvaje en medio del camino; cosa con la que no cuentan muchos que van en plan parque urbano o centro comercial (y con niños bastante pequeños a cuestas). Así que cuestiones como las que se han tratado aquí parecen no estar de más entonces; justo todo lo contrario. Y no se enseñan en la escuela

A quienes por aquí se encuentren les dejo un artículo muy interesante sobre plantas que se parecen a plantas… el mimetismo batesiano y unos segundos de vídeo de lo que bien pudiera ser un lobicán (por sus características morfológicas y por haber sido avistado en la Sierra del Barbanza).

( entrega)

 

*

Anuncios

Autor: Maestros contra el Mundo Moderno

Silvana de Prado, una Maestra contra lo peor del Mundo Moderno. Maestra de Educación Primaria aunque también trabajé en Educación Infantil, Pedagogía Terapéutica y Atención Educativa Domiciliaria. La pedagogía moderna tiene sus días contados y la regeneración pedagógica ya asoma por el horizonte... ¿Quieres colaborar enviando algún artículo, enlace o alguna de tus experiencias en la escuela que no gire en torno a las nuevas tecnologías? Si es así escribe a: silvanadeprado@gmail.com. ¿Estás en facebook? ¡Mi blog "Maestros contra el Mundo Moderno" también!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s