El Saber Ser y Estar tiene que venir de casa.

Efectivamente, en clase nos vemos obligados a recordarles con frecuencia que al que se dirija a nosotros con onomatopeyas, gritos, gruñidos o alaridos, no se le atiende. Y como no se trata de casos aislados, pues estamos ante una tendencia general, el maestro nunca puede bajar la guardia. (De lo contrario la clase puede llegar a convertirse en una auténtica cuadra en cuestión de segundos; ya solamente por los hábitos que traen de casa). Lo que antes era excepción ahora es norma. Y es triste que el maestro tenga que estar a esto y no a lo que realmente tiene que estar.

En su mayoría no saben estar solos, no son capaces de estar así, sin más, sin hacer nada (esperando por el maestro o simplemente pensando). No saben hacer una actividad con el de al lado sin que se entere el resto de la clase, y cuando la actividad es en grupo llegan incluso a ciertas edades sin las habilidades sociales básicas para ponerse de acuerdo. Y lo peor de todo es que cuando se vuelven a presentar este tipo de situaciones de mayor introspección, de mayor flexibilidad o libertad se vuelve a desatar el caos con facilidad. ¿Conclusión? En general no valoran el premio cuando se les entrega y no corrigen su conducta, ni por bronca ni por castigo* (cuando se trata de corregir la conducta): No hay reacción, no hay interiorización en las capas profundas: NO APRENDEN, o están lejos de aprender como deberían. (Y no estamos hablando de niños de Infantil, que quede claro).

El ruido ya está demasiado enraizado en nuestra sociedad. Además, los niños pasan demasiado tiempo solos (aunque sea rodeado de otros) y con sus tecnologías (lo que implica una importante pérdida en socialización a todos los niveles y una abrumadora, simultánea y ficticia satisfacción de estímulos o necesidades inmediatas). Nosotros somos maestros, los niños tienen que venir de casa sabiéndose sentar en una silla y sabiendo comunicarse como hacemos los humanos. Nosotros no somos domadores de leones, nuestra vigilancia tiene girar en torno a lo académico.

El Saber Ser y Estar tiene que venir DE CASA. 

 

“El país más ruidoso…” Por Ernesto Milá. (Artículo recomendado en el enlace que viene a continuación).

http://infokrisis.blogia.com/2014/070901-el-pais-mas-ruidoso….php

También del autor: El olvido de la memoria 

* El castigo. Junto con la memorización, el segundo tabú de la pedagogía moderna. (Próximamente).

 

Anuncios

Autor: Maestros contra el Mundo Moderno

Maestros contra el Mundo Moderno ya está en facebook. Otras vías de contacto: por correo a silvanadeprado@gmail.com, en twitter a @silvanadeprado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s