Silvana de Prado en…El Día del Maestro

(Artículo publicado en La Voz de Galicia por La Voz de Galicia con motivo del Día del Maestro. Dicen que es el tercer periódico más leído a nivel nacional…INFORMACIÓN era la etiqueta… ¡Vamos allá entonces a que nos informen (en negrita) y que la Srta. Silvana de Prado nos desinforme (en cursiva)!.

profe

 

Día del maestro: Las razones por las que tus profesores consiguieron cambiarte la vida

Todos los buenos educadores tienen muchas cosas en común, entre ellas sus métodos y fórmulas para enseñar

“El Día del maestro llega este año en un momento complicado para los profesionales de la enseñanza en España, inmersos en una reforma educativa que parece no ver la luz al final del túnel. A pesar del tiempo que les ha tocado vivir, el Día del maestro tiene su razón de ser. Porque ellos son esos grandes olvidados. Los criticados. Algunas veces hasta los más perseguidos. Y sin embargo los maestros son una de las figuras más importantes en la vida de cualquiera. El Día del maestro les recuerda mientras otros les olvidan. Porque a pesar de que los buenos maestros han cambiado las vidas de millones de imberbes a lo largo de la historia, pocos reconocimientos tienen. Mientras Google dedica a los maestros uno de sus doodles, a muchos se les viene a la cabeza alguna de las figuras que pasaron por su historia escolar. Uno de esos maestros que cambiaron su vida de una forma u otra gracias a su saber hacer. Y es que, probablemente, todos hemos disfrutado de algún profesor especial que con su motivación ha conseguido encaminar la rebeldía e ilusión que dominan a los más novatos.

(¿Rebeldía e ilusión? Qué simpático. Me pregunto de dónde habrá sacado el que escribe esta asociación peregrina de ilusión con rebeldía y me pregunto también si ha tenido ante él a algún niño rebelde en su vida. Lo de Rousseau, lo de que el niño es bueno por naturaleza, cae todos los días en cualquier escuela. ¿Motivar al rebelde?.¡Oh, no! ¡Lo que hay es que desmotivarlo!. Y a ver si se le contagia esa extraña ilusión del resto de novatos por aprender. Que es a lo que se iba a la escuela, ¿no?…)

Al otro lado de la balanza se colocan todos esos educadores que muchos creerán que no se merecen un Día del maestro. Los que nos han provocado más de un sofocón, algún que otro disgusto y hasta incluso un cambio en nuestro futuro. Esos que con su poco saber hacer han conseguido que odiáramos alguna asignatura, moldeando lejos de las mismas nuestro futuro. ¿Qué los diferencia entonces de los buenos maestros?

Culo, culo, maestro malo. El niño no se puede disgustar ni se le puede llevar la contraria que a la escuela va a ser feliz, ¿eh?; igual les estamos fortaleciendo tanto la voluntad que hasta deja de estudiar por nuestra culpa…Menos mal que lo que les espera luego ahí fuera en cuanto dejen de estar a la sopa boba será un camino de rosas en todo momento…

Sobre el buen instructor hay muchas cosas escritas. Los que se merecen un Día del maestro tienen muchas cosas en común. Su saber hacer. Su paciencia. Su capacidad. Pero sobre todo su pasión. Si no accedes al chantaje emocional de los niños convertidos en pequeños tiranos por la pedagogía rousseauniana no sabes hacer, si has perdido alguna vez la paciencia (JaJaJa…que los maestros como es lógico la perdemos una vez al día por lo menos) ya no podrás ser…¡cura!, si tu capacidad no te permite abandonar a una mayoría que quiere aprender por el niño que te quiere torear y si te apasiona la enseñanza tanto cuando les toca reír como cuando les toca llorar entonces no te mereces el Día del Maestro, chincha. Los cuatro ingredientes que sumados al sacrificio consiguen enganchar a generaciones enteras. (¡Faltaba el sacrificio, hombre!. Estamos sacrificando a generaciones enteras, sí. ¿A los niños? Cualquiera que conozca a los niños sabrá que pueden estar jugando y preguntando ad infinitum, sí. Esta es la base de la pseudopedagogía que se ha instalado en nuestra sociedad hace décadas. En breve las instituciones y las empresas se rifarán a los pocos bien formados por haber recibido enseñanza tradicional). No se trata de aderezarlo todo con autoridad. Tampoco con extrema disciplina. (Autoridad como aderezo…¿Cómo se come eso?. En este sentido el redactor ilustrado puede estar tranquilo…que a quienes pasamos por la Facultad de Magisterio desde comienzos de los 90 no se nos pasaría por la cabeza nombrar las palabras prohibidas, es que ni de coña…) menos con exacerbada ternura (Naturalmente, era de esperar, con tanta ñoñería al final se ve mucho Mimosín en nuestras escuelas, demasiado. Claro que me preocupa, ¿locura transitoria?). Tampoco los grandes profesores son los que muestran un superávit de conocimiento. (Esta también es muy buena…”Sé humilde ante el niño, el niño que no sabe ni escribir su nombre es como tú y tú como él, estáis construyendo el conocimiento juntos”…JaJaJa. Que nunca note que sabes más…¡Oh, dios! Creo que aunque soy española nunca ganaré el Global Teacher Prize). Es algo más. (Sí, que con tanta horizontalidad me están entrando ganas irme a dormir…)Los que se merecen ser felicitados en el Día del maestro tienen otras características mucho más importantes. También más difíciles de conseguir.

Los instructores que sobreviven a la memoria son capaces de escuchar a sus alumnos y adaptar sus métodos de enseñanza a las necesidades y preferencias que sus pupilos tienen. Hay profesores que tras encontrarse con clases difíciles que no son capaces de quedarse con los métodos clásicos deciden recurrir a otros sistemas más atípicos como la música o las artes. (LA PEDAGOGÍA MODERNA ES ANTE TODO ELITISTA. EL LENGUAJE QUE TODOS LOS NIÑOS ENTENDIERON, ENTIENDEN Y ENTENDERÁN SIEMPRE SERÁ EL DE LA PEDAGOGÍA TRADICIONAL. NUNCA SE CANTÓ MÁS Y MÁS INSTRUCTIVAMENTE QUE EN LA ESCUELA TRADICIONAL. NUNCA SE DIBUJÓ MEJOR QUE EN LA ESCUELA TRADICIONAL). AL LORO: En el Día del maestro también merecen un especial recuerdo todos aquellos mentores que son capaces de confiar en la capacidad de aprendizaje de sus alumnos en todo momento y se deja enseñar por ellos. (Qué gracioso. El mejor favor que le puedes hacer a un alumno precisamente es no confiar en su capacidad mientras no dé muestras de ello. A partir de ahí todo son satisfacciones. Sí, mañana mismo entraré por la puerta de mi clase y le cederé mi mesa y mi silla a cualquiera de ellos…Lo tengo claro…¡Es la monda!). Para ello es necesario innovar y dejarse llevar por las nuevas tendencias. (¿¡Black Friday!? JaJaJa).

Atrás queda la manida cultura del aprendizaje por repetición. (Qué manía con sacar palabras prohibidas…Maestro, ¿todavía no estás poniendo tu granito de arena para el deterioro neuronal infantil? Los Centros de Día y los asilos ya se tienen que estar frotando las manos…).

No hay materias difíciles. Hay retos. Las ciencias y las matemáticas son uno de ellos. Los profesores que merecen un Día del maestro son capaces de convertir en interesantes y accesibles las asignaturas más laboriosas y lo hace consiguiendo inspirar a sus oyentes y construyendo en ellos un conocimiento crítico. (Voy a poner yo a este que tanto sabe de Educación a hacer divisiones por dos cifras en 4º de Primaria que en realidad es 2º….No, no…Eso…Lo invitaré a reflexionar sobre su mecánica…ojalá  lo consiga inspirar con algún juego…¡Oh, dios! No he conseguido que haga ni una cuenta solo en un par de horas…Me parto). No solo se trata de saber lo que se escribe en los libros. (¿Cuántos de vuestros alumnos saben algo de lo que se escribe en los libros de texto o cuántos saben explicarlo conforme a lo esperable a su edad? ¡Ah!…que había que evitar memorizar…). Porque todos aquellos de los que nos acordamos en el Día del maestro han ido un paso más allá. Ellos han conseguido mostrarnos la importancia de los aspectos emocionales y de relación en nuestro camino de conocimiento”. (“¿Si me porto bien, si tengo el cariño incondicional de la maestra y me llevo bien con mis compañeros me sabré los planetas del Sistema Solar y por orden?”

¡MADRE MÍA, CÓMO ESTÁ EL PATIO!

 

 

Anuncios

Autor: Maestros contra el Mundo Moderno

Maestros contra el Mundo Moderno ya está en facebook. Otras vías de contacto: por correo a silvanadeprado@gmail.com, en twitter a @silvanadeprado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s