CUANDO LA PROFE SACA UN LEMA… ¡Y NOS HACEMOS UNA CAMISETA!

Esta es la camiseta que nos vamos a hacer con rotuladores especiales con el lema que ha discurrido y diseñado la profe en la pizarra: ¡Mola o no mola!?.

cam

Por su importancia, llevamos lo que va de curso  trabajando de forma intermitente la contaminación de las aguas y la contaminación en tierra (monte, riberas y arenales). Prestando especial atención a la forma de consumir, a los residuos inorgánicos y poniendo el foco en las consecuencias que está generando el  plástico en el medio ambiente y, al final de la cadena, en nuestra salud, en nuestras vidas.

Actividad transversal entre Ciencias Naturales, Artística (Plástica) y Valores. (Penúltima fase). Yo la estoy llevando a cabo en 2º de Educación Primaria. (Los rotuladores los pondrá la escuela, las camisetas vendrán de casa). ¡Espero que os haya resultado interesante y habrá quien se anime también!

 

Silvana de Prado

 

*

“Cómo se atrevía Savage a insultarla con una demostración tan tibia. Un hombre de verdad habría utilizado una pistola”.

clara

1. A la mayoría de niños y niñas de Primaria no les gusta disfrazarse del sexo contrario (y disfrazarse siempre fue y tiene que seguir siendo algo lúdico). Esto lo sabe cualquiera que los conozca un poco y el criterio pedagógico tendría que estar por encima de cualquier adoctrinamiento político (pero para todo lo demás siempre habrá que partir de los intereses de los niños- dogma- que la enseñanza tradicional era malííísima toda ella). Tampoco es justo que se les haga portadores y portadoras de mensajes/eslóganes feministas que todavía no entienden, y aprovechando cualquier evento (aunque no tenga nada que ver) que, por lo visto, ya hemos llegado al “todo vale”.
2. A la mayoría de los niños de Primaria no les gusta ir disfrazados de personajes femeninos. Y esto lo sabe cualquiera que los conozca un poco y el criterio pedagógico tendría que estar por encima de cualquier adoctrinamiento político.
3. Los niños y las niñas tienen derecho a conocer y disfrutar nuestras tradiciones culturales sin tener que subvertir el traje, el rol, de forma artificial.
4. Los niños y las niñas tienen derecho a conocer y disfrutar los cuentos tradicionales y populares de nuestra cultura sin que se los cambien o sin que les manden cambiarlos.
5. Los niños y las niñas necesitan el juego libre por sus intereses e inquietudes y para desarrollar su propia personalidad. Si una niña elige un set de mecánica está bien y si un niño elige limpiar el baño, también. Si una niña elige dar el potito al bebé también está bien y si un niño elige la espada, pues también.
6. De la omisión de los cuentos de princesas a las actividades para generar rechazo hacia este personaje entre las niñas y los niños. Las niñas que quieran ser guerreras de mayores que sigan ese camino; las que quieran ser princesas, lo mismo. Y esto no hay que hacérselo vivir como propio a los niños (varones) porque es algo que tendrán que decidir las niñas.

{ Todo lo anterior está sucediendo hace años, es antipedagógico y, en muchas ocasiones, muy poco ético. Yo me lo he ido encontrando por el camino y cada vez está siendo más difícil librar a los niños y a las niñas de todo esto pues cada vez se deciden más actividades a nivel de ciclo o de centro (y no de aula) en la escuela, en nuestros centros educativos. El profesorado feminista está aprovechando toda ocasión, por lo menos en la escuela pública, para todo este adoctrinamiento, que nada tiene de divertido, que nada tiene que ver con la Educación en Igualdad y en la Libertad, que lo que busca es la inversión del orden mayoritario para crear una sociedad artificial }.

Mientras tanto, la reivindicación principal del feminismo inicial, después del voto, sigue ahí congelada en el tiempo y no vemos salir a las feministas y a los feministas a las calles ni por esto ni por los hechos más graves que afectan a mujeres los 364 días del año restantes de cada año. A todo esto, a mí esto me lo han pasado, ¿eh?. Así están las cosas. Por el momento yo no tengo nada que celebrar el 8 de marzo con el feminismo contemporáneo.

 

Silvana de Prado

 

*