¿QUÉ NOS DEPARARÁ EL NUEVO CURSO ESCOLAR?… ¡SUERTE!

¿¿Con cuántos alumnos empezarás… Y con cuántos acabarás al final en junio??. ¿¿ Cuántas actividades distintas tendrás que llevar a cabo en el aula, en cada clase, simultáneamente, con o sin el apoyo específico necesario para cierto alumnado??. ¿¿Tu elección de curso-grupo se podría ver condicionada por la reciente y paulatina substitución de los libros de texto por ordenadores como herramienta y material principal en el aula??. ¿¿Cuántos padres leerán las notas o anotaciones que te molestas en enviarles y, por lo menos, firmarán conforme han recibido el mensaje?? (¡Luego todo son sorpresas cuando el niño suspende!). ¿¿Cuántos padres respetarán tu labor docente con sus hijos (y a ti, como es debido) o de lo contrario… [Y aquí se despliega un menú de opciones (perfiles) que quienes nos dedicamos a la docencia acabamos reconociendo al instante]. ¿¿Cuántos niños te vendrán a pedir si les atas los zapatos cuando ya solo nos falta poner “CALZADO CON VELCRO” en grandes rótulos a la puerta de las escuelas?? (Estate tú en el patio de Infantil y Primaria pendiente de que ninguno se abra la crisma mientras andas por el suelo atando los cordones de unos y otros…JaJaJa… ¡Menos mal que normalmente tenemos algún que otro familiar preocupado (hay que ser profe para saber el nivel de desocupación que hay) supervisando las guardias del profesorado desde la verja! (Esta también es otra). Sí…Luego tenemos un montón de niños creciditos que no saben ni sentarse en una silla correctamente ( ! ). ¿¿A cuántos padres te entrarán ganas hasta de darles un Goya y/o un abrazo??. ¿¿Cuántos castigos podrás levantar??… ¿CUÁNTOS ALUMNOS TE SORPRENDERÁN ESTE CURSO?… ¡ALLÁ VAMOS!, ¡SUERTE!.

 

Silvana de Prado

 

 

*