FUERZA Y SOLIDARIDAD CON QUIENES QUIEREN DAR Y RECIBIR CLASE EN LAS UNIVERSIDADES DE CATALUÑA.

Esto ha sucedido hoy en Cataluña. Llegas por la mañana a tu campus, a tu facultad, y te encuentras con que no puedes entrar. Que esta y otras han estado ocupadas toda la noche por encapuchados, y no precisamente uno ni dos. Conocido y consentido. ¿Por qué no han sido desalojados?. Además del hecho ilegal en sí mismo pueden robar; en las facultades hay documentos y objetos de valor. También destrozar o dañar materiales como vemos en una de las imágenes. Es un escándalo que a turbas como estas se les permita estar por encima de la ley e impidiendo el libre derecho y ejercicio de impartir y recibir clases. Cadena de ceses YA en los rectorados que han permitido llegar a esta situación mientras ¿dialogan? ¡con unos ¡encapuchados! su propia dictadura!. Y de ahí hacia arriba hasta donde tenga que llegar. En las imágenes, un montón de estudiantes luchando por no perder sus clases (conocimientos, Conocimiento) ni su dinero, que para muchos (quizá los que están fuera) supone un gran esfuerzo. “Huelga indefinida”, declarada por unos, y de obligado sacrificio y cumplimiento para el resto. Qué más da que no quieras, que no estés de acuerdo o que estés directamente en contra. ¡Anda y que les den!. En la última, una de ellas, que consiguió pasar por encima de los “piquetes”. “¿¡Quién eres TÚ para impedirme A MÍ ir a clase!?” ¡OLE y a seguir peleando!.

 

Silvana de Prado

 

huelga

huelga

huelgauniversidades

h

huelga-universidades-1572335422667

 

*

EL QUÉ

– ¿QUÉ ES?

 – Otro planeta. El último de la lista, ¡PLUTÓN!. El que está más a tomar por… Ahí es donde van a acabar quienes no tengan en regla la cartilla de vacunación de sus hijos y los antivacunas militantes, con toda su prole. En sus lindas escuelitas para infectarse y contagiarse entre ellos, para luego enfermar gravemente (o morir) solo ellos. ¡¡Y todos contentos!!. Los primeros y los únicos. Estas mamás, estos papás, que juegan con la salud del resto… Deberían ser los primeros y los únicos en verse de adultos con un pie en el otro barrio mientras disfrutan alguna de estas enfermedades infantiles…(Que por algo se controlan con las vacunas en la infancia…). Se recuerda a la población terrícola que todos estamos ya en el bombo gracias a nuestros amiguitos guais. Los que trabajamos con niños o los tenemos en nuestro círculo habitualmente, en primera línea de contagio… Sin olvidar que los niños no vacunados también hacen vida fuera de su casa y de la escuela…

other

Silvana de Prado

*