ENSEÑAR HOY… Del « Cuando por lo menos tienes claro que hablas contigo misma ».

« ¡Que a los Reyes Magos de Oriente les gustan los niños que se esfuerzan y lo vengo avisando desde el 1 de Noviembre! ». (Venga, Silvana, ya falta menos… )

47682661_1946771665619584_263139495036059648_o

No sé yo cuántos followers dará la cultura del esfuerzo pero lo que sé es que el esfuerzo sigue y seguirá siendo crucial en el desarrollo de la infancia, en todas sus dimensiones… Todos los padres, maestros y profesores deberíamos saberlo. Consentir sistemáticamente a los niños, como se les consiente, causa daños difícilmente reparables en ellos ¡y hay que ver cómo llegan muchas veces a otros adultos que quieren o tienen que educarlos o enseñarles!…

Silvana de Prado

*

Anuncios

HIPPILANDIA TOTAL…

padres

Este padre y psicólogo no lo ha podido describir mejor… ¡Así lo sentimos cada vez más padres, maestros y profesores!. 
Y, por cierto, ¡espero que hayáis disfrutado vuestras bien merecidas
vacaciones de Navidad!.
Silvana de Prado
*

TEA (Trastornos del Espectro Autista)

Por Silvana de Prado

El incremento de casos de personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA) es abrumador. El autismo se manifiesta en alteraciones del desarrollo de diversas funciones del sistema nervioso central, que se caracterizan por la presencia de dificultades específicas en las áreas social, comunicativa y cognitiva.

«No es una enfermedad y, en consecuencia, no tiene cura. Es una condición diferente». Sostiene Jenny Gundín, madre de alumno con TEA que ha conseguido grandes logros, que «Cuando una familia recibe el diagnóstico, lo que no tiene que hacer, es darles lejía o llevarlos a terapias milagrosas. Lo que es fundamental es tratarlos como a todos los niños. Trabajar con ellos mucho más. Recomienda, además, pedir apoyos y acudir a las asociaciones especializadas en este tipo de trastornos».

 

jen

 

*

¡ V A C A C I O N E S !

Felicidades a todas mis compañeras y compañeros docentes por el trabajo realizado durante este curso con los peques y no tan peques. Felicidades a los niños que hayan puesto toda la carne en el asador para aprender lo máximo posible, en colaborar con sus padres y maestros y ser cada vez mejores compañeros. Óscar a los padres que colaboran con la escuela, con los docentes y cuidadores de sus hijos, chapó. Y nada que agradecer a aquellos que se han propuesto no dejarnos trabajar. A aquellos padres y madres que, de un tiempo a esta parte, se creen en el derecho de entrometerse, y diariamente, en nuestra ya difícil tarea (perjudicando así directamente al profesorado, a los propios niños y alterando el correcto funcionamiento de toda la escuela). SOLIDARIDAD con los maestros y maestras que ya se hayan visto injustamente señalados y con las escuelas o institutos en los que trabajen, tanto si los han sacado ya en la prensa como si no. Esto está sucediendo en nuestro país.

A todo el mundo le preocupa la calidad de la enseñanza… Pues la calidad de la enseñanza depende, en primer lugar, de que el profesorado pueda trabajar en condiciones, adecuadamente (tal como lo hace el panadero, que nadie al otro lado del mostrador le dice como tiene que hacer las empanadas). Hasta que la sociedad vuelva a respetar nuestra figura y nuestra labor el resto de cuestiones, por ahora, son secundarias. Tienen que serlo. Hay padres ocupados y valientes que ya han dicho NO cuando este tipo de padres dañinos les han pedido participar en tramas de wasap, de café…que en ocasiones hasta acaban con entrega de firmas en la Inspección Educativa con el objetivo de arruinarle la vida al maestro que no les gusta o que no ha dejado que le gobiernen su clase. ( ! ). Un OLE por los padres que lo están haciendo BIEN, MUY BIEN.

Todos juntos por nuestro bien y el bien de los niños ¡y a recargar las pilas durante el verano!. ¡Nos vemos a la vuelta, en septiembre!. ¡Para quienes todavía estéis algo por aquí compartiré alguna propuesta de ocio interesante!.

 

GRACIAS Y BUEN VERANO

Silvana de Prado

 

 

*

¡2º ANIVERSARIO DE MAESTROS CONTRA EL MUNDO MODERNO!

Muy contenta y orgullosa del trabajo que vengo realizando desde que escribí, hace hoy dos años, la primera letra en este blog sin igual: MAESTROS CONTRA EL MUNDO MODERNO. Mi blog, es el blog de una maestra contra lo peor del mundo moderno en Educación, contra los grandes males de la pedagogía moderna (en casa y en la escuela), y al mismo tiempo hay en él una crítica constante a los estragos que está causando la modernidad en el conjunto de nuestra sociedad. Crítica y, al mismo tiempo, presentación de soluciones, alternativas y recursos (rescatados de la pedagogía tradicional o de cosecha propia, con eficiencia constatada). Así ha sido desde sus comienzos. Por lo tanto, hasta el momento y en coherencia, sus ciento treinta y pico publicaciones han ido siempre dirigidas hacia un público heterogéneo en el que todos tenéis la oportunidad de encontrar desde algunas cosas en concreto hasta un montón de cuestiones importantes y/o interesantes…¡Eso ya no depende de mí!.

MAESTROS CONTRA EL MUNDO MODERNO no es un relato en 1ª persona; no es un diario que escriba para mí ni un blog personal docente para o sobre mis cosas de clase. Es algo más; quienes ya hayan profundizado algo en él se habrán dado cuenta. Nació con esa voluntad y ese es su destino. Así, entre quienes me leen se encuentran profesionales de la Educación (maestros, profesoras, terapeutas…etc.), personas que tienen en su familia o círculo de amigos a algún menor en edad de educar, o quienes siguen considerando que la Educación es un Valor y el auténtico motor de cambio profundo en nuestra sociedad. En relación al apoyo recibido (mayoritario en el facebook de MAESTROS CONTRA EL MUNDO MODERNO), en este 2º aniversario quería hacer una mención especial: 

Muchas gracias, Teresa, gran maestra y pedagoga. Muchas gracias por apoyar públicamente todas y cada una de mis publicaciones; de forma generosa o desinteresada, constante y valiente”. 

Silvana de Prado

 

SONY DSC

 

*

LA DISTANCIA Y LO QUE YA NO SE ENSEÑA EN MAGISTERIO

Por Silvana de Prado

Hace poco, un docente denunciaba que había tenido que forcejear con uno de sus alumnos para evitar que agrediera con fuerza a otro y, por la actitud del chaval, salió él con una buena contusión en una mano ( ! ). El maestro. Y mucha gente se preguntará cómo hemos llegado a esta situaciónMAESTROS CONTRA EL MUNDO MODERNO lleva desde sus comienzos denunciando las principales causas y consecuencias de la pedagogía moderna. Y esto lo saben nuestros lectores.

¿CÓMO PUEDE UN CHAVAL DE 12 AÑOS DESAFIAR HASTA TAL PUNTO A UN PROFESOR?. PORQUE EN CASA Y/O EN LA ESCUELA…

1) SE HA REBAJADO HASTA LÍMITES INSOSPECHADOS LA PERCEPCIÓN DE LO QUE ES UNA FALTA Y LO QUE NO LO ES.

2) SE LE HA PASADO LA PRIMERA FALTA IMPORTANTE, Y LAS SUCESIVAS (tanto si era así desde pequeño como desde que cambió). ¡Claro que los niños cambian! y algunos lo hacen drásticamente para mal (o muy mal). La metodología a seguir por padres y profesores entonces debe cambiar ipso facto y dar un giro de los grados que hagan falta.Y esto se tiene que traducir en el régimen de libertades directamente. Hay actitudes que son intolerables en una escuela. Una escuela no es el parque del barrio o el patio de un reformatorio. A un alumno como este no se le debería dejar ni pestañear.Y la mano se va abriendo cuando hay un cambio constatable “en el tiempo”. “En el tiempo” no son dos semanas.

3) LOS CASTIGOS. En la actualidad no se permite castigar de la misma manera en casa que en la escuela. Los castigos “que se permiten” hoy en las aulas en casos como los de este chico, también gracias a la pedagogía moderna, son insuficientes o no guardan relación con lo que hizo. A un alumno furibundo, al que no le importa lesionar a su profesor, no le valen ni las copias, ni recoger la basura del patio, ni quedarse sin excursiones ni que lo expulsen simbólicamente unos días. Estos castigos no son proporcionales a la falta cometida ni tienen efecto pedagógico que corrija su conducta (al no estar relacionados con lo que él hizo). Si un docente se sale de esos “tres o cuatro castigos para todo” puede llegar a peligrar su puesto de trabajo (denuncia de padres y si su Equipo Directivo o la Inspección no lo apoyara). No sabemos qué castigos previos se le impusieron al alumno y si los tuvo que cumplir hasta el final, ojo. Si fueron estos tres o cuatro que se nos permiten lo que relata este colega docente solo era cuestión de tiempo que pudiera llegar a pasar.

4) COORDINACIÓN Y CONSENSO ENTRE EL PROFESORADO. Un alumno que llega a forcejear con su profesor “no se ha vuelto loco” de la noche a la mañana. En ocasiones te encuentras que has estado un par de años modelando la conducta de un alumno problemático (o muy problemático) que con el cambio de curso y de profesor si pasa a manos de otro tutor más “moderno” se vuelve a torcer otra vez a lo largo de esos dos cursos siguientes. La mayoría del alumnado va respondiendo a un abanico metodológico que iría desde lo tradicional hasta lo moderno pero ningún alumno de estos desafiantes, maleducados , agresivos y/o caprichosos ha avanzado ni avanzará jamás con charlas, juegos, sonrisas y susurros. Y esto lo sabemos todos. También quienes predican y practican la pedagogía moderna, o qué os creéis. Bondad, comprensión y felicidad ante todo ¡pero que la bomba no nos explote a nosotros en la cara!. Que se las apañe luego el de al lado o que venga después…

5) LA FAMILIA. Comentaba este profesor también que los padres querían interferir en el castigo que impusiera la escuela tras esta última y gravísima falta. Volvemos a padres que se quieren inmiscuir en la enseñanza. A estos hay que recordarles que su tarea es educar a sus hijos en casa, que en la escuela les enseñamos nosotros. Recordárselo las veces que haga falta y siempre que haga falta. Esto último lo tiene que tener muy claro todo el equipo docente, especialmente la Dirección de cada centro. En ocasiones, este tipo de padres, que no representan a la mayoría, hacen y deshacen hasta donde se les permita. Y pueden perjudicar bastante…Si se les deja.

6) LA DISTANCIA Y LO QUE YA NO SE ENSEÑA EN MAGISTERIO. Casi todo lo que se ha ido comentando a nivel pedagógico a lo largo de esta reflexión hace mucho que no se enseña en la Facultad de Ciencias de la Educación. LA DISTANCIA sería uno de estos conceptos fundamentales proscritos. “¿ Se habrá(n) acercado demasiado a este alumno?”. Veamos, la distancia con el alumnado tiene que ir aumentando una vez se supera la educación maternal y esto comprobamos diariamente que no es así en un montón de centros educativos. ¿¡Cuántos alumnos de 5º o en 6º aún agarran por el brazo al maestro para ser atentidos!?. Mantener cierta distancia con el alumnado no significa no estar cerca de él y evita confusiones y el exceso de confianza. Mantener cierta distancia con el alumnado le indica al propio alumnado quien es el maestro, que no es un amiguete; es una AUTORIDAD (como sus padres, abuelos…etc.) y como tal debe ser respetado. Luego, el docente no se debe acercar de la misma manera a todos los alumnos. Claro que no, hay alumnos que por su personalidad y actitud merecen una mayor proximidad y apertura que otros (cercanía). Esta cercanía o distanciamiento (dependiendo) lo mostramos principalmente con nuestro cuerpo (postura, expresión facial y gestos manuales) y con nuestra voz (tono, tipo de oraciones y expresiones). Si tenemos que agarrar a un niño del brazo pueden pasar dos cosas: Que se resista, como le pasó a este profesor, o que desista (aun encontrándose como una olla exprés). Esa mano que le agarra eres TÚ y ese TÚ tiene que saber quien es ya hace tiempo (si eres su profesor habitual)…Y ese TÚ tiene que dejar claras una serie de cosas desde el principio. Una de ellas es: “POR LAS MALAS, NADA”. En clase, desde comienzo de curso, ya van surgiendo situaciones en las que el alumnado puede comprobar:  1. Que pones las normas básicas y, además, les haces ver que hay rangos de importancia entre ellas; esta entraría dentro de las inquebrantables (“Bajo ningún concepto”). 2. Que “haces lo que dices que vas a hacer” cuando se quebrantan (en este caso). Después, hagas lo que hagas, romper esa norma “no puede haber molado ni puede molar en el futuro”. Cuando molas…¡mooolas! y cuando no molas, no molas nada de nada (¡y a algunos les molarás todavía menos!). Y, bueno, esto también es así en casa de todo hijo de vecino (o debería ser). Hasta en los hogares de esos padres que saben siempre más que nosotros de enseñanza sin ser maestros ( ! )…¿Sabéis de qué está muriendo nuestra sociedad? ¡De ignorancia, pretensión, cobardía e hipocresía!.

profesor

 

*

LA GRAN PREGUNTA

Por Silvana de Prado

 

ninobuena

EDUCACIÓN: 1965 vs. 2017

ESCENARIO 1: Juan no se queda quieto en clase. Interrumpe y molesta a los compañeros.

Año 1965: Va a la dirección, se queda de pie 1 hora, sale el director, dos “capones” y vuelve tranquilo a clase.  Año 2017: Lo derivan al depto. de psiquiatría, lo diagnostican como hiperactivo, trastornos de ansiedad y déficit en atención ADD, el psiquiatra le receta Rivotril. Se transforma en un zombi. Los padres tramitan una subvención por tener un hijo discapacitado.

ESCENARIO 2: Luis rompe el cristal de un coche en el barrio.

Año 1965: Su padre le suelta dos “leches”. A Luis ni se le pasa por la cabeza hacer otra nueva “cagada”, crece normalmente, va a la universidad y se convierte en un profesional exitoso. Año 2017: Arrestan al padre de Luis por maltrato. Lo condenan a 5 años de cárcel y por 15 años debe abstenerse de ver a su hijo. Sin la guía de una figura paterna, Luis cae en las drogas, delinque y queda preso en un reformatorio.

ESCENARIO 3: José se cae mientras corría una carrera en el patio del colegio, se raspa la rodilla. Su maestra, María, lo encuentra llorando y lo abraza para reconfortarlo…

Año 1965: Al poco rato, Juan se siente mejor y sigue jugando. Año 2017: María es acusada de abuso sexual, se enfrenta a tres años de cárcel. José se pasa cinco años de terapia en terapia. Sus padres demandan al colegio por negligencia y a la maestra por daños psicológicos y ganan ambos juicios. María renuncia a la docencia, entra en severa depresión y se suicida.

ESCENARIO 4: Disciplina escolar.

Año 1965: Hacías el payaso en clase. El profesor te metía dos buenos sopapos. Al llegar a casa tu padre te propinaba otros dos. Año 2017: Haces el payaso. El profesor te pide disculpas por reprenderte y se queda con culpa por hacerlo. Tu padre va al colegio a quejarse y denunciar al docente y para consolarte te compra una moto.

ESCENARIO 5: 31 de octubre.

Año 1965: Llega el día del cambio de horario de invierno al horario de verano. No pasa nada. Año 2017: Llega el día del cambio de horario de invierno al horario de verano. La gente sufre trastornos del sueño, depresión, falta de apetito, caspa y celulitis.

ESCENARIO 6: El fin de las vacaciones.

Año 1965: Después de comerse una caravana interminable con toda la familia metida en un Seat 600, tras 15 días hacinados en la costa, se terminan las vacaciones. Al día siguiente se trabaja y no pasa nada. Año 2017: Después de volver de Punta Cana, en un viaje “todo incluido” se terminan las vacaciones y la gente sufre del síndrome del abandono, ataques de pánico y seborrea…

ESCENARIO…

¡LA PREGUNTA!:… (((¿EN QUÉ AÑO NOS VOLVIMOS TAN GILIPOLLAS?)))

 

*