HAY QUE DEJAR AL NIÑO SOLO CON SU PLATO

Por Silvana de Prado

 

La infancia y la juventud siempre serán una preparación para el mundo adulto. Es fundamental que los padres tracen una dirección común a seguir ya desde sus primeros pasos y que vayan subiendo el nivel de exigencia. La dualidad, lo que aporta el padre por un lado y la madre por el otro, es enriquecedora, pero lo que es de vital importancia es que en lo sustancial, sean uno ante él. Lo sustancial es lo que juzguen más importante mientras ellos sean los responsables de la educación de su hijo. Padre y madre, aunque se puedan expresar de forma diferente, tendrán la llave siempre que tengan un criterio unificado en relación a felicitaciones, recompensas u otras cuestiones relevantes para ellos, pero sobre todo ante los límites o castigos que consideren necesarios dentro de la familia. Respecto a la comida, por ejemplo, al niño le puede gustar más o menos su plato tal como nos sucede a nosotros, pero el objetivo es que al final, en cuanto amplíe su círculo, pueda entrar en cualquier casa. Y que nos pidan que vuelva siempre.

 

comesola

 

*

 

 

 

EL QUIJOTE

Por Silvana de Prado

 

“Un maestro lúcido con El Quijote en las manos puede hacer mucho más que cualquier plan educativo” Arturo Pérez-Reverte.

Sobre nuestro insigne escritor Maestros contra el Mundo Moderno recomienda el enlace que viene a continuación…Miguel de Cervantes Saavedra ( entrega)

elquijote

 

*

CULTIVANDO LA NOBLEZA DEL ALMA DESDE LA TIERNA INFANCIA

La nobleza está en el alma y los modales no son más que la expresión externa de una riqueza espiritual interna”. Manual de Urbanidad y Buenas Maneras,  Manuel Antonio Carreño (1ª ed., 1868).

asiento

 Silvana de Prado

 

*

CUANDO LA ENSEÑANZA TIENE SU MAGIA: MOMENTOS MÁGICOS EN EL AULA (1º)

Comienza a sonar esta canción… y de pronto todos los niños sienten que están dibujando mejor la villa medieval, emergiendo así el entusiasmo en el grupo. Si realmente es así lo comprobaré una vez recoja y examine los trabajos, pero a priori ese estado mágico en el que estuvieron imbuidos mientras realizaban la actividad ya les habría llevado a desplegar un sinfín de potencialidades. Cuando la clase está a punto de acabar una alumna se me acerca, tan contenta como sorprendida, para contarme y mostrarme como según yo había comenzado a acompañar el tema por encima, con mi propio instrumento, ella había conseguido realizar la parte más difícil del dibujo; y más tarde comprobaría de qué manera. Al final era cierto, todos lo habían hecho considerablemente mejor. Como también era cierto que esta alumna, por haber conectado además con su maestra, había obtenido los mejores resultados posibles…

 

*