Cada grano de arena cuenta…¡Participa!

* El niño tiene que comer * A los niños no hay que tenerlos entre algodones, la infancia es el primer peldaño hacia el mundo adulto * Al nini ni agua * En casa se educa, en la escuela se enseña * Los niños deben asumir pequeñas responsabilidades en las tareas de la casa * A la escuela se va a aprender * Hay una ética y una estética que tanto padres como maestros debemos transmitir. Ser y Estar * Hay que saber decir NO y mantenerlo * “Hágale un regalo al maestro y al conjunto de la sociedad: Regálele límites a sus hijos”. (El niño sin límites será débil, infeliz y tenderá a la delincuencia). Nunca olvides que la pataleta del ahora contribuirá a su bienestar y bienfacer del mañana * ¿A dónde van los niños sin raíces? Al aeropuerto de Heathrow y poco más. A día de hoy no esperes por los libros de texto, que los niños conozcan nuestra cultura y nuestra historia depende de ti * Nada mejor que los niños educándose en el contacto y en el amor por la naturaleza * Ninguna tecnología podrá reemplazar a un buen maestro * Que no te engañen: Innovación no es sinónimo de éxito pedagógico * La formación específica del profesorado es importante, también la integral (cuerpo, mente, alma y espíritu) * Los padres y el conjunto de la sociedad deben respetar al maestro y su labor, a la escuela y su valor *

profeyo

¿TIENES ALGÚN ARTÍCULO, ALGÚN ENLACE O ALGUNA EXPERIENCIA PEDAGÓGICA TRADICIONAL QUE TE GUSTARÍA COMPARTIR EN NUESTRO BLOG?

Si es así y quieres colaborar con “Maestros contra el Mundo Moderno” escríbenos al correo electrónico que viene a continuación:

->>> silvanadeprado@gmail.com

“IMPERIOFOBIA Y LEYENDA NEGRA”, desmontando los tópicos sobre el Imperio Español.

De María Elvira Roca Barea. Desde Maestros contra el Mundo Moderno recomendamos la entrevista que viene a continuación. Fue emitida el pasado 2 de marzo en RTVE. Muy interesante para trabajar en el aula, tanto en la enseñanza secundaria como en la superior.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-tarde-en-24-horas/tarde-24-horas-hora-cultural-24-27-02-17/3927985/

EDUCACIÓN Y GLOBALIZACIÓN (Parte 2ª)

socedadespectaculo

 

 

 

 

 

 

EDUCACIÓN, NEOLIBERALISMO Y GLOBALIZACIÓN

Por José Alsina Calvés

Para Alexander Dugin lo que es el ser humano no se deriva de sí mismo como individuo, sino del medio político envolvente (1) . Por tanto la respuesta a la cuestión antropológica recae sobre la configuración del poder en la sociedad. La imagen, o autoimagen, del ser humano que la sociedad política se da a sí misma va a ser un factor fundamental en el tipo de educación que impere en esta sociedad.

En la teoría de las siete figuras en la historia de la cultura europea (2) se describen las distintas nociones de la persona, que vienen dadas por el medio cultural y político envolvente, y que marcan la educación en cada etapa concreta, siendo incompatibles con cualquier otra figura. Estas figuras se definen a partir del nacimiento de la educación en sentido formal (es decir, desde el origen de las polei), y son sucesivamente:

1. La persona como ciudadano de la polis (el zoon politikon de Aristóteles).

2. La persona como ciudadano del mundo que se extiende por el Imperio Romano (el zoon koinonikon de los estoicos).

3. El hombre cristiano, tal como queda establecido por San Agustín.

4. El ideal católico de persona, propio del Imperio español y proyectado por la Compañía de Jesús.

5. El sujeto burgués y puritano, gestado en el contexto del protestantismo, que conforma el Imperio Británico.

6. El “nuevo Prometeo” que corresponde al proletariado de Marx o al Trabajador de Jünger: el hombre de la revolución industrial, del fascismo y del comunismo.

7. El post-individuo o sujeto consumidor, propio de la Globalización y del neoliberalismo, muy bien descrito por Dugin.

En este capítulo queremos referirnos sobre todo a la emergencia del post-individuo o sujeto consumidor, propio de la globalización, que va a ser el sujeto político de la nueva sociedad neoliberal y, por tanto, de la educación posmoderna. Pero antes debemos situarnos en el origen de la modernidad y su evolución.

(1) Dugin, A. (2013) La Cuarta Teoría Política. Barcelona, Ediciones Nueva República, p. 211.

(2) Huerga, P. (2009) El fin de la educación. Ed. Eikasia, Oviedo, pp. 83-84.

Educación y Modernidad

Entendemos por Modernidad el proceso ideológico, social y político, que se inicia en el siglo XVIII con la Ilustración, y cuyo exponente político más representativo es el liberalismo. El hilo conductor de la constelación cultural de la modernidad es la racionalización, que a través de la ciencia, la tecnología y, sobretodo, la educación, intentó hacer de una correcta administración de las cosas y de los individuos el fundamento de un cálculo acertado del futuro (4) .

Las relaciones entre modernidad y educación son esenciales, pues el proyecto moderno se concibe como un proceso de emancipación del individuo de todos los supuestos obstáculos a su libertad (entendida siempre como “libertad de…” y no “libertad para…”) y a la construcción de un sujeto “racional” y “autónomo”.

La manifestación más prístina de esta ideología de la modernidad es el liberalismo, que se constituye como teoría política (la primera teoría política) como heredera directa de la ideología de la Ilustración, y cuyo sujeto político es el individuo.

No tardaran en surgir otras teorías políticas que, sin abandonar el marco ideológico global de la modernidad, se opongan al liberalismo y traten de elaborar nuevos sujetos políticos: el socialismo o comunismo (segunda teoría política), cuyo sujeto es la clase social y los fascismos (tercera teoría política) de sujeto algo borroso, que va desde el Estado, la Patria-Nación o la raza. Hay que citar también al sindicalismo, con sus muchas variedades (anarco-sindicalismo, sindicalismo revolucionario, guildismo, nacional-sindicalismo) que, aunque no es una auténtica teoría política, va a tener gran influencia en los procesos que queremos estudiar.

Todas estas corrientes, a pesar de sus grandes diferencias, oponen al individualismo liberal una imagen colectivista, y frente a la figura del burgués-propietario oponen la figura del Trabajador (5). Pablo Huerga llama a esta figura el Nuevo Prometeo (6) al que identifica con el hombre-masa, tal como lo describe Ortega en su libro La rebelión de las masas. La figura del Trabajador la encontramos encarnada, con diferentes matices, en el proletario del comunismo, el productor del fascismo y del nacional-sindicalismo, o simplemente, el obrero de los sindicatos de clase desarrollados en el mundo occidental en el periodo que va desde el final de la II Guerra Mundial hasta la caída del Muro de Berlín y el origen de la posmodernidad.

La figura del Trabajador, en sus diversas versiones, es, pues, la contraposición al individuo burgués. Es una figura anti-liberal, pero no antimoderna, pues lo que hace es presentar una versión distinta de la modernidad. Aparece estrechamente ligada a la técnica, y, por tanto, a la revolución científica e industrial. Jünger define la técnica como la movilización del mundo por la figura del Trabajador (7).

(4) Terrén, E. (1999) Educación y Modernidad. Entre la utopía y la burocracia. Barcelona, Ed. Antrhopos, p. 25.

(5) Jünger, E. (1990) El Trabajador. Dominio y Figura. Barcelona, Tusquests Editores.

(6) Huerga, obra citada, p. 129.

La creación política más característica de este periodo es el llamado Estado del Bienestar, que es una consecuencia de las políticas keynesianas y del pacto social, patrocinado por el Estado, entre empresariado y centrales sindicales. Salarios altos, para que los trabajadores puedan consumir y mantener una demanda interna e importantes inversiones del Estado en educación y sanidad, serían sus elementos más característicos.

La enseñanza pública

La revolución científico-tecnológica cambia totalmente el punto de vista educativo (8). A partir de la Segunda Guerra Mundial se produce el verdadero fenómeno de la masificación de la enseñanza secundaria y de la universidad. En España este fenómeno coincide con la creación de las Universidades Laborales, primero, y con la Ley General de Educación después, que deroga la Ley Moyano, vigente desde el siglo XIX. La ciencia, entendida como fuerza productiva, se establece como centro del sistema educativo universitario.

En todo este proceso la educación pública se considera como el eje del sistema educativo, y la propia enseñanza privada se referencia con respecto a la pública.

Cambio de paradigma

En la década de los 80 se produjo en los países occidentales la emergencia de una “nueva derecha” política, calificada a la vez como “conservadora” y “neoliberal”, y cuyos exponentes más representativos son Reagan en Estados Unidos y Thatcher en Inglaterra (9) .

Las ideas-fuerza de este movimiento son conocidas y un poco simplistas: las sociedades pagan demasiados impuestos, están demasiado reglamentadas, sometidas a las presiones múltiples de los sindicatos, de las corporaciones egoístas, de los funcionarios. Los nuevos gobiernos conservadores cuestionaron profundamente la regulación keyenesiana macroeconómica, la propiedad pública de las empresas, el sistema fiscal progresivo, la protección social y la restricción del sector privado por reglamentaciones estrictas. La inflación se convirtió en el problema prioritario.

Estas nuevas formas políticas implicaban un cambio mucho más importante que una simple restauración del puro capitalismo de antaño y del liberalismo tradicional. Significaban una modificación radical en el modo de ejercicio del poder gubernamental, así como de las referencias doctrinales, en el contexto de un cambio de reglas en el funcionamiento del capitalismo.

(7) Jünger, obra citada, p. 147

(8) Huerga, obra citada, p. 144.

(9) La expresión “nueva derecha” aplicada a esta corrientes políticas no debe confundirse con la escuela de pensamiento que nace en Francia, y que se llama también “nueva derecha”. Sus presupuestos ideológicos son absolutamente opuestos a los del neoliberalismo.

Pusieron en manifiesto una nueva racionalidad política y social, articulada con la mundialización y financierización del capitalismo. En otras palabras, se puede hablar de un “giro decisivo” porque se instaura una nueva lógica normativa capaz de integrar y de reorientar de forma duradera políticas y comportamientos en una nueva dirección. En este punto persisten los malentendidos, que hacen que en muchas ocasiones no se perciba la auténtica naturaleza del neoliberalismo. Algunos analistas han denunciado estas políticas como una simple “vuelta al mercado”. Tienen razón en el sentido de que este tipo de políticas siempre se han apoyado en la idea de que para que los mercados funcionen bien, hay que reducir los impuestos, disminuir el gasto público, transferir al sector privado las empresas públicas, restringir la protección social, controlar la inflación y desregular el mercado de trabajo. Pero la atención exclusiva que han prestado estos analistas a la ideología del laisser-faire ha desviado la atención del examen de las prácticas y los dispositivos estimulados o directamente instaurados por los gobiernos ejecutores de estas políticas.

Existe pues una dimensión estratégica de las políticas neoliberales, articulada por una racionalidad global que a veces pasa desapercibida. El giro político de los inicios de los años 80 movilizó todo un abanico de medios para alcanzar en el plazo más breve ciertos objetivos bien determinados: desmantelamiento del Estado social, privatización de las empresas públicas, etc. Se puede hablar pues de una estrategia neoliberal como el conjunto de los discursos, las prácticas, los dispositivos de poder destinados a instaurar nuevas condiciones políticas, a modificar las reglas de funcionamiento económico y a transformar las relaciones sociales. Hay una intervención gubernamental al servicio de esta estrategia, y el objetivo final es una sociedad gobernada y regulada por la competencia.

Esta instauración de la norma mundial de la competencia se operó mediante el entronque de un proyecto político en una dinámica endógena, al mismo tiempo tecnológica, comercial y productiva. Este programa político de Thatcher y Reagan, copiado por otros gobiernos (incluso por algunos de signo socialdemócrata), fue adoptado también por organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial. Por otra parte estas políticas adoptaron la forma de respuestas a una situación económica social imposible de administrar. Este aspecto reactivo se puso en manifiesto, de forma notable, en el informe de la Comisión Trilateral (10) , titulado La Crisis de la Democracia (11) . Los autores constataban que los gobernantes se habían vuelto incapaces de gobernar debido a la excesiva implicación de los gobernados en lavida política y social.

(10) Fundada en 1973 por David Rockefeller, agrupa a miembros muy selectos de la élite económica y política de la “triada”: Estados Unidos, Europa y Japón.

(11) Crozier, M., Huntington, S. y Watanufi, J. (1975) The Crisis of Democracy: Report on the Governability of Democracies to the Trilaterla Comission. Nueva York, New York University Press.

De este modo, una nueva orientación fue tomando cuerpo progresivamente en dispositivos y mecanismos económicos que modificaron progresivamente las reglas del juego entre los diferentes capitalismos nacionales y entre las clases sociales en el interior de cada uno de estos espacios nacionales. Esta nueva orientación se caracterizó, entre otras cosas, por la gran ola de privatización de empresas públicas, y por el movimiento general de desregulación de la economía. La flotación general de las monedas a partir de 1973 abrió la vía a una mayor influencia de los mercados sobre las políticas económicas, y, en este nuevo contexto, la apertura creciente de las economías socavó las bases del circuito autocentrado “producción-beneficios-demanda”. Las nuevas políticas monetaristas iban dirigidas a responder a los problemas principales: la inflación y el poder de presión de los sindicatos. Rompiendo la indexación de los salarios en función de los precios se intentó transferir la crisis al poder de compra de los asalariados. Estas políticas monetaristas, de bajadas de impuestos y desregulación, fueron también aplicadas por gobiernos de izquierdas, como el de Delors en Francia. Mediante el círculo vicioso del alza de los tipos de interés, se provocó en 1982 la crisis de la deuda de los países latinoamericanos, lo cual supuso una oportunidad para el FMI de imponer planes de ajuste estructural que suponían profundas reformas. Estadisciplina monetaria y presupuestaria se convierte en la nueva norma de las políticas anti inflacionistas en el conjunto de los países de la OCDE y de los países del Sur, que dependen de los créditos del Banco Mundial y el apoyo del FMI.

Este sistema de reglas ha definido lo que podríamos llamar un sistema disciplinario mundial. Es la culminación de un proceso de experimentación de los dispositivos disciplinarios iniciados en 1970 por los gobiernos que se habían sumado al monetarismo. Es lo que John Williamson llamó el “consenso de Washington”.

A nivel mundial, la difusión de la norma neoliberal encuentra un vehículo privilegiado en la liberalización financiera y la mundialización de la tecnología. Un mercado único de los capitales se instaura a través de una serie de reformas de la legislación, las más significativas de las cuales han sido la liberalización completa de los cambios, la privatización del sector bancario, la liberalización de los mercados financieros, y, a nivel regional, la creación de la moneda única europea. Esta liberalización política de las finanzas se basa en una necesidad de financiamiento de la deuda pública que se satisfará recurriendo a los inversores internacionales. Las finanzas mundiales han conocido, durante cerca de dos decenios, una extensión considerable. El volumen de las transacciones a partir de la década de los ochenta muestra que el mercado financiero se ha autonomizado respecto de la esfera de la producción y de los intercambios comerciales, incrementando así la inestabilidad, ya convertida en crónica, de la economía mundial. Desde que la globalización es arrastrada por las finanzas, la mayoría de los países se encuentran en la imposibilidad de tomar medidas contra los intereses de los dueños del capital.

Globalización y privatización de la educación

La caída de la URSS es la culminación del proceso político de la ofensiva neoliberal.

Este acontecimiento histórico marca la transición entre la modernidad y la posmodernidad, y del mundo bipolar, propio de la Guerra Fría, a la utopía neoliberal del fin de la Historia. La Globalización, fenómeno cuyas tres “patas” son la libre circulación de capitales, la libre circulación de productos, y la “libre” circulación de personas, va a ser el instrumento para la construcción del Nuevo Orden Mundial, liderado por EEUU. El proceso va acompañado de una “crisis de personalidad”. La figura del Trabajador, ligada a una modernidad no liberal, va a ser sustituida por una nueva figura, la séptima figura de la persona (12) : el Individuo Flotante o sujeto neoliberal, caracterizado por su unidireccionalidad como consumidor. Podemos decir que el paso de la modernidad a la posmodernidad es la transición del Trabajador al Consumidor.

Este proceso tendrá un impacto fundamental en la educación. Para Hirtt (13) las nuevas concepciones de la enseñanza, que toman como modelo la figura del Consumidor, suponen una seria amenaza para la escuela pública, y hacen que la educación se vea forzada a una adaptación radical a las demandas de las empresas, al tiempo que la misma educación de convierte en un negocio, con una trasformación radical de los agentes educativos: los alumnos (o los padres) se convierten en clientes, los centros educativos en empresas, los directores en gerentes y jefes de personal, etc.

Muchos de los sucesos sociopolíticos que marcan la transición de la modernidad a la posmodernidad anuncian ya la nueva figura del Consumidor: desde los manifestantes chinos en la plaza de Tiananmen, hasta los alemanes que asaltaban el Muro de Berlín al grito de ¡Libertad¡ (libertad para comprar productos occidentales), pasando por la revolución naranja ucraniana, o la propia caída de la URSS a manos de Yelsit, bajo principios liberales y occidentalizantes. En todos ellos se adivina ya una nueva figura que va emergiendo.Una excepción la constituyen los trabajadores polacos del sindicato Solidaridad y su rebelión contra el Estado comunista polaco. Ellos seguían representado a la figura del Trabajador, pero en una versión católica y patriótica, opuesta a la versión del Trabajador como proletariado universal que representaba el Partido Comunista Polaco, al que ellos veían como una simple marioneta del poder ruso.

Esta nueva figura, la del Consumidor, es el elemento constitutivo, el sujeto político como diría Dugin, de la Globalización. Ya no es el ciudadano, ni el productor, ni el proletario, sino un sujeto sometido a toda suerte de planes y programas moldeadores, conformados sobre proyectos inconexos cargados de propaganda, demagogia y marketing.

(12) Huerga, obra citada, p. 155.

(13) Hirtt, N. (2003) Los nuevos amos de la escuela. El negocio de la enseñanza. Madrid, Editorial Digital.

Entre ellos no hay jerarquía conocida, por esto el nuevo sujeto se define operacionalmente como consumidor y antropológicamente como individuo flotante (14). La nebulosa ideológica del consumo, que revitaliza viejas consignas del Mayo del 68 (“disfruta sin límites” “atrévete a querer más” etc.) hace tiempo que ha impregnado los sistemas educativos de los países más desarrollados. En España hemos visto el proceso, que se inicia con la LOGSE, de introducción de un discurso autoliquidador, que alimenta la noción de sujeto flotante o sujeto-consumidor, y cuya versión más nítida la encontramos en la introducción de la asignatura Educación para la ciudadanía (15). Todo ello constituye un conjunto de estrategias que contribuyen a la debilitación de los estados frente a las grandes multinacionales, para las cuales los servicios públicos constituyen un obstáculo importante para muchos de sus negocios. La globalización ejerce su soberanía a través de la desactivación del concepto de ciudadano responsable y la eliminación de todas las fronteras objetivas y subjetivas de los negocios dirigidos por las multinacionales de estirpe anglosajona. Para más escarnio cuentan con la colaboración espontanea de cierta izquierda, la de “nadie es ilegal”, “refugiados wellcome” o “derribemos las fronteras”.

En este contexto, el futuro de la educación pública está ligado al de los estados y al de los propios ciudadanos (16) . La disolución de la clase obrera, fruto del proceso de reconversión de la división clasista del trabajo a la funcional, la desaparición de cualquier plataforma objetiva que sustente un discurso social renovador, el auge del individuo flotante, la universalización del cliente, el auge de la ideología neoliberal (que no se percibe como ideología, sino como “realidad”) con la consiguiente reducción de toda actividad humana a su aspecto económico, y el abochornante bombardeo mediático contra todo lo público abren un horizonte nada prometedor para la enseñanza pública, más allá de su papel de “contenedor social”.

Por otra parte vemos que las tendencias nacionalistas centrífugas, dirigidas al fraccionamiento de España como comunidad política, están dentro de la misma lógica  neoliberal de debilitamiento del estado. Tanto el nacionalismo vasco como el catalán se han apoyado en escuelas privadas promotoras de hegemonía nacional para alcanzar sus objetivos políticos es ideológicos. El marco jurídico-político creado por la LODE y por la LOGSE les ha facilitado enormemente esta estrategia. En el Pais Vasco la enseñanza privada y concertada cubre más del 50% de la red educativa, y en Cataluña el 45%. En la Comunidad Autónoma de Madrid, gobernada por el Partido Popular, ha ido creciendo el porcentaje de la escuela privada hasta valores cercanos al 45% 17 , lo que muestra una coincidencia objetiva entre los liberales y los nacionalistas en cuanto a su modelo de sociedad, más allá de enfrentamientos políticos.

(14) Huerga, obra citada, p. 164.

(15) Ver el magnífico artículo de Gustavo Bueno, “Sobre la educación para la ciudadanía democrática”, en El Catoblepas, nº62 (2007) http://www.nodulo.org/ec/2007/n062p02.htm

(16) Huerga, obra citada, p. 168

(17) Huerga, obra citada, p. 169.

Esta coincidencia objetiva tiene su lógica, porque las tendencias disolventes del estado, y, por consiguiente, de la educación pública, sea por via nacionalista o por el neoliberalismo globalizador, promovida por las instituciones internacionales y los focos de poder económico, necesariamente tenderán a fomentar la privatización de la enseñanza, como forma de renuncia al estado, al tiempo que abren campos de negocio interesantes para empresas que pueden ir copando el nuevo mercado de los servicios públicos.

Pero además esta “nueva escuela”, supuestamente integradora, antiautoritaria, que “educa para la vida”, que funciona por “proyectos”, que forma “consumidores responsables”, en realidad lo que está haciendo es formar futuros empleados dóciles, adaptados a un mercado precario, “flexibles” (es decir, sin profesión) y dispuestos a la “formación continuada”, es decir, a aprender lo que interese a las empresas. El desprecio a los “contenidos”, es decir, al conocimiento, y el interés en el aprendizaje de “habilidades” y “competencias” completa el cuadro. Es la fábrica perfecta del individuo flotante.

 

 

 

El Rincón del Navegante

Los maestros, además de transmitir el currículum, compartimos nuestros gustos e intereses. 

Esta semana…

¡EL MITO DE LOS ARGONAUTAS!

jason1
No te pierdas la odisea de los Argonautas, liderados por Jasón, en su búsqueda del Vellocino de Oro…

*El Culto a Navia y a Deva*, *Naufragios sin Testigos*, *La Virgen del Carmen (I)*, *Primer Mensaje en una Botella* o *Heracleion * ¡también los encontrarás en El Rincón del Navegante!:

www.rincondelnavegante.blogspot.es

Feliz Día de la Hispanidad (II)

Y seguimos contra la Leyenda Negra y quienes la propagan.
Basta de falsedades históricas.

4083_hispaindios

En www.historiadelnuevomundo.com (también en facebook) encontraréis artículos tan amenos e interesantes como el que viene a continuación; artículos sencillos que tumban la Leyenda Negra en el primer asalto y que además nos desvelan como era en realidad ese Nuevo Mundo en ciernes. Pueden ser un buen punto de partida para comenzar a trabajar el que siempre será uno de los períodos más apasionantes de nuestra historia en el aula (6º de Primaria-1º de la ESO). Nosotros no somos de esos que se quedan de brazos cruzados esperando a que vuelva a haber libros de texto como dios manda y a que se pueda volver a enseñar HISTORIA.

http://www.historiadelnuevomundo.com/index.php/2013/03/leyenda-negra-los-espanoles-eran-enemigos-de-los-indigenas/

Feliz Día de la Hispanidad (I)

0af9c1a0667eab4eb5222c51485481d2

He aquí un indio americano de una tribu que sigue viviendo exactamente como hace quinientos años, cuando llegamos nosotros. (Claro que no es la única- las que lo hacen solo convivieron con nosotros, los españoles- y algunos ya sabrán de mi predilección por las fotos antiguas). ¿Sabíais que fruto de nuestra convivencia secular siguen hablando en su lengua y en la nuestra?. Además, gracias a un monje capuchino hace siglos que pueden escribir en ella (hasta la llegada de los capuchinos no conocían la escritura). Esta gramática la estudian hace tiempo en sus propias escuelas, junto con la nuestra, y de esta gramática hace tiempo que se habla en los departamentos de lingüística de las mejores universidades del mundo. Saber nuestra lengua también les abriría un horizonte insospechado; una vez mejoraron las comunicaciones, solo en las últimas décadas del siglo pasado y comienzos del presente, consiguieron llegar a la capital (algunos para realizar estudios superiores). A día de hoy los podéis ver en cualquier país de habla hispana, incluido el nuestro, algo que hasta hace muy poco era inimaginable. Durante todos estos siglos en los que convivieron con nosotros, de forma estrecha y permanente, siguieron manteniendo además sus creencias, su población, su organización social, sus tierras, su vestimenta, sus cultivos y sus hábitos. (Sobre el cultivo de la tierra, su actividad principal, hay que destacar las aportaciones que los capuchinos hicieron a su sistema tradicional; conociendo su técnica, sus cultivos y como son sus tierras. Sobre la salud también supuso un antes y un después la llegada de nuestra medicina- tanto la tradicional como la moderna- para enfrentar dolencias para que las que ellos no tenían cura y que eran causa frecuente de mortandad). Por tanto, esta relación se fortaleció gracias un continuo intercambio enriquecedor entre ambas culturas; una relación en la que los españoles que con ellos fueron conviviendo también aprendieron y transmitieron su cultura.

¿Enemigos? Tienen unos cuantos: recientes y autóctonos. Los que los han venido matando, obligando a incorporarse a la guerrilla o quitando sus tierras (sobre todo sus tan importantes lugares sagrados). Esto es, las FARC, los paramilitares y el gobierno…de su propio país. Y todavía tienen a un enemigo al que no ven con claridad: todos aquellos que aún se empeñan en volverlos en contra nuestra historia, que también es la suya.

FELIZ DÍA DE LA HISPANIDAD, también para los amigos iberoamericanos que por aquí se encuentren.